El Cambio climático en la empresa.

Nano-resumen del post: el valor de las personas como futuro de una realidad cambiante. Incorporando valor que genera crecimiento muto.(112 caracteres)

En las últimas semanas, a medida que voy conociendo a más personas en este mundo del networking, me doy cuenta que tienen en sus manos infinidad de proyectos. Cantidad de ilusión y motivación por llevar adelante proyectos profesionales de forma independiente.

Unos quieren crear empresas, los menos. Otros emprender negocios (algo diferente), con ideas geniales aunque muchas de ellas sin una clara definición práctica. Muchos quieren sacar adelante su «valor personal», aun no-marca personal. Son asiduos a conferencias, coloquios, charlas, presentaciones, o quizás hacen proyectos pequeños-medianos de consultoría de cualquier tipo. La mayoría están seguros que el mundo laboral ha cambiado. Es un aviso a navegantes. Es una realidad que se esconde tras la superficie del iceberg (recomendada su lectura).

En estos momentos, muchos jóvenes y no tan jóvenes, pero con un valor individual profesional impresionante, están moviendo las estructuras gigantes de las empresas. Es probable que el sindorme-real- de los mileuristas sea la fuerza invisible que esté empujando a las personas a desarrollar valor, ya que las empresas no quieren hacerlo por ellos. Además, el concepto mileurista no es sólo «mil euros» es «mil doscientos, trescientos, cuatrocientos, quinientos…». Y mucha potencialidad de valor se pierde en esa escalera lenta y agónica. ¿cuántos valiosos cerebros o emprendedores o innovadores están atrapados en la red de los «mil y pico» euros? Porque muchos saben que para crecer en ingresos netos doscientos euros más, tienen que ocurrir muchas cosas….

Y no es una reflexión al aire. El otro día me contaban la historia de un señor que toca el acordeón en las calles de Madrid; él confesaba «llevar» a su casa una media de 80 euros al dia. Y en muchas ocasiones pasaba de los 100 euros. (lo pongo en número para que se vea mejor…). Ese hombre, y que tiene mérito hacer lo que hace, se acerca a los 2.000 euros al mes. Es un concepto demagógico, sin duda. Pero también un concepto a repasar. ¿Cómo valoramos a las ideas de las personas?

Sin duda, el cambio de dirección de este siglo está en el valor de las personas. En el de el señor del acordeón y en el de una empresa cualquiera. ¿Por qué no diferenciar el valor? ¿ Por qué no encontrar en tu empresa valor latente, dormido? ¿Donde está la gestión de personas? ¿ Aún siguen existiendo RRHH (con perdón)?. Como bien comenta Alfons Cornella en su artículo de infonomía, las ideas generan soluciones que llevan a productos o servicios con valor en el mercado. El problema es que muchas empresas admitiendo el cambio, no lo llevan a la práctica, porque para ello, hay que cambiar «la conversación», la forma de relacionarse entre empresa y persona (antes trabajador).

Si esto no se produce, lo que puedes perder fuera es mucho. Y lo que las personas pueden perder dentro de la empresa es poco. Un proyecto valioso, una idea diferente, va a permitir a muchos jóvenes no caer el la red, buscar su propio camino y emprender micro-empresas que en 10 años limitaran no el valor de las grandes, pero si sus productos. Porque estas mini-empresas aportan solución y confianza, palabra clave en el marketplace del presente-futuro.

El valor es como un tesoro, hay que buscarlo y poner medios para encontrarlo, y también como una lotería, que te toca alguna vez…si juegas. Multitud de empresas están viviendo el presente, durmiendo un valor futuro y olvidando que al final, todo saldrá a flote. El cambio climático, hará desmoronarse la superficie del iceberg. Y es, en este caso, lo que va a ocurrir. El iceberg perderá su verticalidad, se hará horizontal, quizás fluido, seguro que en movimiento…. Tiempo al tiempo……

En tu empresa, ¿Se está adelantando el Business Time incorporando a personas con valor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *