¿Te gusta progresar?

Nano-resumen del post: Cómo el progreso sólo se consigue cerrando una puerta o cambiando lo establecido. Sugerencias para el mundo empresarial. (120 caracteres)

Este es un término que les encanta a los directivos y empresarios. Todos quieren progresar reinventando su empresa. Directamente lo hacen poniendo parches en un cuerpo maltrecho, golpeado y a punto de entrar en la UVI. Otros lo llevan a cabo con acciones de inteligencia emocional sobre un grupo de personas pseudo-maltratadas psico-laboralmente. Tan sólo un porcentaje mínimo actúa de forma lógica.
Dice Edward de Bono que para progresar debemos escapar del concepto establecido para así encontrar otro nuevo. Esto debe suceder una y otra vez. Lógicamente, concluye, ésta es la razón por la cual el progreso es tan lento.
Pocas veces tan pocas palabras tienen tanto contenido. No hace falta darle tantas vueltas a las cosas. Hoy he también releido una y otra vez esta frase y encontrado las siguientes reflexiones:
  • Si lo que estoy haciendo no me deja progresar, ir hacia donde quiero, tengo que dejar de hacerlo y ponerme a comenzar la nueva etapa. Esto me ha valido para tomar ayer dos decisiones personales y profesionales importantes.
  • Si tu empresa no discurre por el lugar deseado, plantéate qué impide desarrollarla y cambia de concepto. Gira la dirección. Quizás seas tú mismo el problema. Sé sincero.
  • No vale de nada lamentarse o preocuparse por las cosas que tienen dificil solución o directamente ya han concluido para la otra parte. Lo mejor es comenzar una nueva etapa. Sólo así, comienza el progreso de tu nueva vida. Dificil, con incertidumbre, pero nueva. Esto vale para las empresas y para las personas.
  • Si en tu departamento hay poca participación, dificultades, mal rollo, haz una raya y comienza desde una nueva perspectiva. El cambio de modelo de trabajo, un cambio completo, lleva a una nueva dirección, a veces desconocida, pero lo que está claro es que la de ahora no funciona.
  • Si estás cansado de que las ventas sean descendentes, deja de quejarte y cambia completamente tu estrategia y las acciones que desarrollas. Solo así, podrás, al menos encontrar un océano azul, un nuevo nicho rentable.
  • Quieres obtener mejores resultados sin una motivación adecuada y aun te sorprendes. Establece una nueva forma de trabajo, donde la persona sea el centro y la empresa simplemente un espacio fisico o no, en el que el protagonista sea la persona.
  • Deja de hacer lo que los demás hacen. Cambia el concepto. Si sigues a los demás, tendrás que competir tanto, que no avanzarás. Si haces tu propia filosofia, te verán diferente. Eso sí, no gustarás a todos, pero a los que sí, te serán muy fieles.
  • Si quieres reinventar la empresa, comienza por el principio. Dale un giro radical. En espacios, en las relaciones, en la filosofia, en los resultados, en el reparto de los beneficios, en las responsabilidades, en las jerarquias humanas, en los procesos y en tu forma de entender el trabajo.
Esos, entre otros, son los ingredientes. Sólo falta innovar la receta final. Piensa brevemente en las cosas que no están bien hechas, que no funcionan o que están detenidas sin avanzar en el mercado. Y cierralas, dejalas a un lado. Comienza una nueva etapa y el progreso llegará.
Este concepto se demuestra eficaz en el Business Time Model. La percepcíón periódica de un retraso o un estancamiento en la hora real de la empresa, hace que estas decisiones que son tan complejas de tomar, se hagan de una forma decidida u coherente. Porque, ¿quién quiere de verdad, estar «retrasado en el tiempo» frente a sus competidores?
Nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *