Reinventando con música del siglo XVII

El pasado sábado asistí al concierto de «Le Lacrime Di Eros» en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial, organizado por el Real Coliseo de Carlos III y la Comunidad de Madrid.

El concierto estaba dirigido por Fahmi Alqhai que fantásticamente coordinaba al grupo Accademia del Piacere, fundado en 2001 por el propio Fahmi y la soprano Mariví Blasco. La Accademia del Piacere es un grupo vocal e instrumental dedicado al estudio y la interpretación de la música antigua, desde el Barroco alemán hasta la música francesa de la corte del Rey Sol, pasando por la música virtuosa italiana de principios del siglo XVII.

Además del concierto, que me gustó muchísimo, lo que más atrajo mi atención fue la posibilidad de crear conceptos con un aire moderno y actual partiendo de elementos del pasado. La innovación se demuestra aquí de forma muy arriesgada, pero también incide en lo tantas veces comentado: la creación de algo único que aporta novedad y que en este caso proviene de algo desarrollado hace más de 300 años.

Porque englobaba todos los ingredientes posibles: música antigua, puesta en escena con aire moderno y una comunión especialísima con el público. La posibilidad de comprobar el arte que puede surgir de elementos tan especiales como la guitarra barroca, el archilaúd, el clavicémbalo y la viola de gamba de la que Fahmi es considerado uno de los mejores intérpretes a nivel internacional, mezclada con la aportación moderna de los componentes de la Accademia, hizo que los 90 minutos de concierto se hicieran cortos para todos.

A la finalización del mismo, los componentes charlaron amistosamente con el público en un inesperado cocktail. Otra demostración de diferenciación e innovación. Cuando quieras sorprender y presentarte como un concepto diferente, tan solo tienes que llevar en la sangre el flujo de la innovación. y la gente de la Accademia del Piacere, además de llevarla dentro, tienen una calidad excepcional. Una combinación perfecta en un mundo de altísima competencia y donde es posible encontrar siempre elementos diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *