Empresas adelantadas.


Estaba un poco abandonado el blog. Hace ya unos días que no publicaba nada y en estas últimas semanas ha sido complicado. Mucha gente piensa que escribir un blog es sencillo, pero no es así cuando lo quieres hacer regularmente. Es evidente que podría haber escrito entradas a diario, pero no me siento aún seguro con los «micropost», aunque todo el mundo me comenta que debería empezar algún día. Todavía soy un poco adicto a los posts tradicionales, un poco más elaborados, aunque estoy seguro que la tendencia hacia las entradas más pequeñas es casi imparable.

Hemos terminado las presentaciones del libro colaborativo Blogbook. Una, muy interesante, informal, pero llena de contenido en Telefónica i+d en Barcelona y otra más formal y social en la sede central del BBVA en Madrid. Aunque en escenarios diferentes, me llamó la atención el espíritu común que se va reflejando en ambas empresas. Las dos están adelantándose al futuro.

No es fácil. Las grandes empresas españolas son complejas, con cientos de miles de trabajadores. Los bloques son muy duros, muy resistentes, el cambio es una palabra que provoca diversidad de opiniones entre los diferentes sectores que sin duda comparten trabajo y energía cada jornada en las empresas. Mover estas auténticas sociedades hacia otra dirección implica un esfuerzo enorme y muchas decisiones difíciles, a veces no tan populares que tienen que ir dejando por el camino.

En ambos casos, la decisión hacia una empresa moderna y abierta, volcada a la innovación, está tomada desde arriba, inyectada a la estructura y que forma parte fundamental en la estrategia de la empresa. Los resultados de estas acciones evolucionarán en el tiempo y se irán plasmando poco a poco en los resultados empresariales y personales de la organización y sus miembros.

Es complejo, pero no es imposible. En un mundo donde los cambios a nivel global deslocalizarán servicios y mercados, adelantarse a los acontecimientos con estrategias dinámicas, aporta una herramienta de presencia y posicionamiento totalmente imprescindible.

En las dos empresas existen los «facilitadores», personas y acciones que mueven la estructura hacia el cambio de mentalidad. Una mentalidad que irremediablemente tiene que modificarse para afrontar proyectos y mercados completamente abiertos.

En Telefónica este grupo es Telefónica I+D ( yo hablaba en un momento de la cena en Barcelona, de un cambio total de imagen y marca a este grupo, incorporando además el concepto de Innovación). Este grupo que tiene un peso en el global de la marca, puede representar en el futuro, el motor de despegue de un gran grupo hacia el liderazgo internacional.

En BBVA, hay dos armas fundamentales: por un lado la implicación directa de la dirección en el proceso de innovación a través del paso significativo que supone su Centro de Innovación, y por otro lado, la iniciativa Planta 29, que es un paso de apertura hacia la sociedad. Quizás es más claro en BBVA que en Telefónica, el cambio hacia la apertura. Sin duda, en la apertura «hacia dentro» y «hacia fuera», está una de las claves del futuro de las empresas.

Y es que en un mundo interconectado, la soledad es doblemente peligrosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *