La utilidad social de lo 2.0

Hacía un tiempo que no pasaba por aquí. Por razones principalmente personalesy porque soy de la opinión que hay que vivirlas de forma intensa y plena. Ahora intento reincorporarme a la vida personal, a la profesional y a la digital. Aunque, sin duda, la más dificil de las tres es esta última. Recomponer todas las conexiones, debates, ideas y conversaciones de la Red, es algo harto complejo, pero poco a poco he ido «poniendome al día».

Retorno a la vida digital leyendo un post de una profesional a la que admiro y a la que considero una de las mentes más avanzadas en desarrollo de la sociedad de la información en Red: Dolors Reig. En su caparazón, nos pone negro sobre blanco una de las inquietudes que más rondan mi cabeza en los últimos tiempos: La útilidad de lo 2.0. Es una entrada de obligada y sosegada lectura por su longitud, pero llena de densidad y conceptos que tenemos que analizar.

Sin entrar en un debate, si que entiendo que la utilidad de lo 2.0 radica en la colaboración de las ideas. Mezclando y rehaciendo conceptos existentes con un fin concreto y común. En mi experiencia, puedo indicar que se están produciendo avances en entornos empresariales y empiezan a aflorar iniciativas sociales dentro del ámbito de las instituciones, casi siempre mediante ejemplos locales.

Muy lejos aparecen las actividades de innovación y colaboración en el mundo de la educación, aunque se están tímidamente dando pasos, pero que chocan con la profunda pelea de poder que quieren establecer los ya situados en conceptos quizás anclados en el pasado. Este paso es imprescindible para un mejor futuro social y responsable.

Sin embargo, coincido y mucho con el espíritu del post: Tenemos que reorientar el fin común. Dotarle de unas características que van más allá de la Responsabilidad Social Corporativa, que sobrepasan las «limosnas sociales», vendidas como éxitos por los responsables de lo público. Y en mi opinión, coincidente con muchos escritos y estudios, es que tenemos que orientar nuestras acciones para la mejora del mundo y la sociedad en la que vivimos, no sólo nosotros, sino millones de personas que han vivido y viven en condiciones sociales no aceptables. Es por tanto, uno de los objetivos de la Innovación.

Y en nuestro entorno, la utilidad de la colaboración implica a las personas, que volcamos nuestro deseo de participación en nuevos proyectos, para que engloben a los que quieran aportar talento, imaginación y ética. Así, se están transformando empresas, instituciones y organismos, de cierta importancia. Estas actitudes de apertura en red, permiten modificar situaciones y a la vez mejorar, via colaboración, conceptos existentes, haciéndolos más cercanos y satisfactorios para las personas, los principales protagonistas.

Para re-comenzar, no ha estado mal. Ha sido como una expulsión de conciencia. Gracias Dolors por ayudarme a despertar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *