SIMO o la no-innovación

Hoy se ha anunciado que SIMO aplaza su edición de este año 2008, por » no existir el suficiente atractivo profesional para todos los colectivos interesados en la nueva tecnología». Siempre he comentado que las cosas, cuando son evidentes, es mejor decirlas claramente: El SIMO se cancela. Y punto. Bonitas palabras que para esconder evidencias, le ponen la puntilla a un proyecto que languidecía.
Yo he participado en el desarrollo de la estructura de una de las actividades más innovadoras y dinamizadoras del SIMO, el llamado SIMO del Conocimiento/web 2.0., donde lo menos innovador era quizás el nombre, pero que apuntaba de forma global a una nueva forma de entender profesionalmente la implicación de lo colaborativo en múltiples sectores y ámbitos.
Se habían unido las dos experiencias: SIMO del Conocimiento y Web 2.0, y las ideas para este año eran una primera piedra para empujar elementos que serán protagonistas en el futuro. Después de la primera e ilusionante edición de 2007 y de la que se aprendió mucho para la edición de este año, se había conseguido una adecuada formula teniendo en cuenta la relación calidad-presupuesto limitado. Sin duda mejorable, como todo en esta vida. Y aunque formalmente no se ha cancelado, esta iniciativa, un pequeño oasis en el global del SIMO, tiene pocas posibilidades de que se lleve a cabo tal y como estaba planteada y en el marco previsto.

Lo lógico es que iniciativas de este tipo o similares, con el tiempo y creciendo, hubieran empujado a la globalidad del SIMO hacia otro concepto. Herramientas que sirvieran de palanca de cambio y el refresco que el SIMO necesitaba. Transformaciones desde lo innovador hacia lo actual. Y esta suma de empujes innovadores, podrían situarlo en el lugar que requería. Pero el SIMO había decidido dejarse llevar hace ya tiempo.

Por ponerle un simil acorde con este blog, el SIMO tenia hace tiempo su Business Time completamente anclado y atrasado en el pasado. Quizás se haya quedado en 2006, o en 2003 o quizás en una época aun anterior. Y en un entorno tan dinámico y necesitado de novedad, esto es un lastre dificil de soltar.

Aun faltaba el monumental cabreo. Hablando con personas y empresas involucradas, el cabreo ha sido generalizado por la forma que se ha desarrollado, lo que ha ahondado en la decepción y las pérdidas económicas que la cadena operativa de un evento de este tipo puede generar.

Sin embargo, en mi opinión, lo más grave es la información que todos los medios publican hoy y en la que textualmente se dice:

«Asimismo, la organización ferial afirma que «viene trabajando a lo largo de los últimos meses, con la colaboración de la consultora Gartner, en la definición de un nuevo modelo ferial para el sector TIC, en línea con el compromiso adquirido con esta industria, manifestado a lo largo de la apasionante trayectoria de este salón.»

«En la decisión finalmente adoptada», concluye el comunicado, «se ha tomado en consideración la preparación, ya en marcha, del nuevo SIMO en 2009, que será un proyecto totalmente renovado y sobre el que IFEMA ofrecerá detalles en las próximas semanas».

Yo creo que leyendo entre lineas se pueden llegar a conclusiones que no hacen ningún favor a la feria. Para mí, sobran comentarios.

Para terminar comentar algo que muchas veces he indicado: la innovación requiere no sólo de elementos tecnológicos o de procesos. La innovación requiere, ante todo, de una organización horizontal, abierta, preparada para la co-creación, dinámica, con visión y preparada para realizar cambios radicales.

Antes de plantear ningún SIMO más, deberíamos de preguntarnos si se dan algunos de los requisitos anteriores…..

Porque a veces, la no-innovación es tan fácil como la innovación. Lo único es que es más cómoda y se asumen pocos riesgos. Por eso, muchas veces, lo más agradable es no tener problemas…..hasta que los tienes.

Es hora de reinventarse. Y no es una cuestión de dinero ni de grandes consultoras. Lo primero es lo primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *