No hay posibilidad de marcha atrás. El fin de los periódicos tradicionales está encima de la mesa. Ya no se pueden buscar más excusas. En definitiva, nada nuevo. Todo había sido anunciado. Bienvenidos al Cementerio de los Periódicos, genial descripción de Mario Tascón.

Yo ya no compro periódicos, excepto los del domingo. Y en una encuesta “a la ligera” entre las personas con las que me he encontrado en las últimas semanas, la respuesta ha sido en un 80% muy similar. La gente no compra ni tiene intención, al menos durante la semana laboral, de volver a comprar el periódico.

No soy un experto del tema en concreto, aunque admito haberlo seguido como espectador muy interesado. Las razones intuyo que serán variadas y con ponderaciones diferentes, pero estimo que entre las principales: internet, los periódicos gratuitos y el exceso de conservadurismo de casi todos ellos. Este último aspecto empieza a darse también en internet, donde los cambios son infinitamente más rápidos y no dan respiro ni a los más avanzados.

En primer lugar, está la inmediatez que las nuevas tecnologías nos proporcionan. Si nos despertamos con internet y somos capaces de ver las noticias en Elmundo.es, Elpais.com, o en Terra, ya tenemos una visión muy acertada de por donde han ido las cosas en el mundo en que vivimos. En nuestro segundo empacho de conexión con el planeta, arrasamos con los “diarios gratuitos”, en el metro o tomándo un café. Allí nos centramos en las horrorosas noticias locales y las subidas del IBI. No contentos con ello, la conexión inicial en las oficinas suele incluir nuestras redes sociales internas, externas, microbloggings o comunicación de redes “big brother” corporativas. Y eso que sólo son las 9 de la mañana.

Y ahora entre mail y reunión, solemos tener tiempo para “dar un paseito en barca” ( que eso de navegar no está bien visto) y sumergirnos en artículos, noticias, lecturas más intensas de aquellos temas que nos pueden interesar más. Cuando a la hora del café queremos acercarnos al Kiosko para comprar la edición impresa del periódico “de toda la vida”, las noticias nos saben a antiguo, a rancio, a sesgadas en algunos casos. La fiesta terminó. El periódico de papel se muere y pocos lo están reinventando. Sigue triunfando el “que me quede como estoy”. Pues me temo que no. Que tu periódico se muere. Directo al cementerio.

La alternativa de internet, como salida digna:

Todos miran a la misma dirección: internet, los nuevos medios, las nuevas plataformas. Sin dejar de ser un paso adelante, no resuelve el problema. Los nuevos entornos, modifican el lenguaje que se utiliza. Las comunicaciones se hacen de manera diferente. ¿Cuántos de los periódicos digitales copian de manera exacta las noticias del papel? Muchos. Y el tema vuelve a tropezar con el conservadurismo de los mismos de siempre. Directores de papel que con corbata de “ejecutivo de comunicación”pasa, en su camino al cementerio de la dirección tradicional, a manejar un periódico digital que recibe así una inyección casi letal.

Pocos se atreven a dar el salto, a crear el nuevo concepto que anuncian los nuevos entornos. A lo que se avecina: Periódicos a la carta, integración con redes sociales, mirar a Google o a Apple a la cara, no desde arriba, ir de la mano con los nuevos tipos de periodismo ( quizás periodismo sin apellidos como dice Javier Barrera). Internet no es “lo mismo en la Red”; internet es un mundo en el que nos movemos a una velocidad diferente, con unos lenguajes distintos y con una participación completamente distinta.

En este salto a la Red, muchos medios de papel siguen pensando en tradicional. Esto se incrementa en el caso de muchas revistas donde la pasividad y el conservadurismo de “quedarme como estoy”, va a provocar el cierre de muchas de ellas en formato digital. Nadie se da cuenta de lo que está por venir. La Red está transformando la forma en que nos comunicamos. Y vendrán los nuevos elementos, las nuevas plataformas, los nuevos gadgets, que revolucionarán la comunicación. Y mientras, muchas cabeceras apuestan por la linealidad, el mimetismo, formatos tradicionales y lo más sorprendente: la pasividad. Detrás de esto siempre hay personas que limitan y frenan la velocidad de cambio. Casi siempre, desde arriba.

Pues desde esa altura, por supuesto, vendrán los avisos. Y a aquellos que no han querido afrontar los nuevos retos, les dirán entonces que “gracias por tus servicios”. Pero quizás sea ya un poco tarde. Quizás la velocidad de cambio requiera inyectar impulsos ya. El futuro es apasionante. Y está lleno de oportunidades.

La oportunidad del “nuevo periódico de papel” y del “medio digital”.

El periódico de papel seguirá existiendo, pero no como lo conocemos ahora. ¿Cuál será el formato? Está claro que los gratuitos han hecho daño, pero no parece que lo tengan fácil. Imprimir, y basar todo en publicidad no parece suficiente. ¿Qué pedirán los lectores?. Mi apuesta se centraría en valor añadido. Aquello que el medio digital no pueda hacer. Y esto pasa por entender el papel como algo que permanezca”. Contenidos más personales y humanos en las noticias y contenidos más intensos y elaborados para los reportajes. Quizás sería posible “especializarse” a periódicos de una región, dotándolos de contenidos muy “pegados a un tema preferente”, que les haga ser referentes en un ámbito. Y con un afán de innovación continua, pues la fidelidad es cada vez más efímera y los formatos son cada vez más fácilmente copiables.

¿Entonces? “¡¡Son las personas, estúpidos!!” . Personalizando a los periodistas, haciendolos más populares más cercanos a la calle, más periodistas “de siempre” y no meros recursos enviados a cubrir noticias planas para un editor conservador. Si quieres modificar tu periódico, pregúntale a tu gente, a tus propios colaboradores y a tus lectores. Quizás, entre todos, produzcan el periódico de papel del futuro.

¿Y en el medio digital? Los cambios aquí se producen a tal velocidad, que la gestión se hace radicalmente imposible con las “técnicas de gestión tradicionales”. No se gestionan las cosas, se transforman, se co-producen. ¿Cómo estar vivo en todo este “movimiento brutal”?. En mi opinión, triunfar es un compendio de muchos conceptos interconectados. Pero los mayores retos serán:

.- Experiencia de marca: La llamada “Branding Experience”, la creación de tu marca como algo más que la cabecera de un medio. Ejemplos que nos permitan disfrutar de una experiencia que no sea sólo leer un medio digital.

.- El milagro de la Red y los modelos de negocio: si algo permite la Red es la multiplicación rápida de nuevos modelos de negocio en relación a una marca. Y esto suele ser posible cuanto más fuerte sea el tercer reto: la participación de las personas.

.- La organización de las personas en Red: Las personas que aporten valor y tengan la posibilidad de implicar su talento en las nuevas organizaciones, moveran a éstas a los lugares Top y les harán liderar los cambios. Pensar que la fuga de talento no tiene impacto en un mercado como este, es pactar con el diablo. Los nuevos medios los harán las personas, no las organizaciones. Y si no, tiempo al tiempo…..

.- La fuerza de las plataformas:Una de las grandes fuerzas del poder, que implicará el desarrollo de numerosos proyectos. Pero todo es modificable y mejorable si se asumen los tres retos anteriores.

Intensa reflexión para un domingo nevado que hará que hoy tampoco compre el periódico. Así es la vida.
Actualización: Mi querido Javier Barrera, con su siempre inquieta mente, me pide el por qué de las fechas. ¿Por qué 2012 a 2020?. Es sencillo, una simple cuestión matemática. Tomando 1996 como referencia de revolución, han pasado hasta hoy 12 años de auténtico cambio y también de cierto desgaste en ambos formatos (papel y digital). En el caso del papel, con poco margen de maniobra. Si entendemos que los cambios tecnológicos y sociales van a acortar los tiempos, creo que el tiempo se reducirá para el próximo hito. Y es posible que se reduzca a un 1/3 de aquellos 12 años. Por tanto, sumando 4 años, el punto de partida se dará desde el 2012 hasta (sumando los 8 restantes), hasta 2020….y me parece muy lejano. Todo será mucho más rápido. Gracias Javier.

Nota guardada: Tenía intención de incluir en el post una reflexión sobre la forma en que las empresas de medios actúan como los partidos políticos. Cada vez que viene el EGM todos ganan: ¿ Qué no? . Pasen y vean: Prisa, COPE, Onda Cero,….Son como niños. La transparencia de los que no quieren ver la realidad. El reto es importante. Las oportunidades también.


Comment now!
















Trackbacks