Reflexión de un domingo cualquiera. Breve reflexión. Debe ser así porque estamos en la época del microblogging….

-Estos últimos días de resaca electoral, parece que se ha detenido el papel del ciudadano. Ya no somos válidos, ya hemos hecho lo que teníamos que hacer. Somos en ocasiones meros “clientes” a los que nos venden un producto del que disfutaremos relativamente.

-Esta percepción, contada en un símil “comercial”, va calando cada vez más en una sociedad que quiere decidir más allá del momento de depositar una papeleta en una urna. Y requiere de un análisis más intenso. Yo creo que muchos ya no estamos satisfechos con nuestro papel de “ciudadano-cada-cuatro-años”.

-Queremos saber en qué gastamos cada uno de los euros que pagamos o pedimos a crédito. Pero no que tengamos que buscarlo en un BOE o en un aburrido archivo perdido en una dirección dificilmente accesible de una web de organismo público de compleja denominación. La transparencia manda. Podemos llamarla la t-administración ( administración transparente). O quizás instaurar la administración fácil. Leer una disposición del BOE en un domingo cualquiera, de un mes cualquiera, requiere de dosis de imaginación y disposición que uno no está dispuesto a ofrecer en todo momento:

“…..tal como señala el apartado decimoctavo de la orden por la que se establecen las bases reguladoras de estas ayudas, mediante convocatoria abierta con los procedimientos de selección que se indican en el apartado quinto de la presente resolución, en los términos previstos en el artículo 59 del Reglamento de la Ley 38/2 ……”

(He sido malo y copiado un texto complejo, quizás necesario para esa disposición, pero que sirve de ejemplo de que la distancia en la comunicación administración-sociedad, se inicia en el lenguaje, algo esencial en la teoría de la comunicación.)

-Yo quisiera votar más a menudo, cada vez soy más partidario de una democracia inter-participativa, con presencia en la Red y debate, con nuevas reglas y nuevas formas de decisión. Los ciudadanos estamos más interconectados que nunca y poseemos tanto conocimiento, o más en ocasiones, que los propios políticos para determinados temas. Nuestro valor debe ser utilizado más allá de los consabidos domingos electorales producidos cada 4 años.

Está demostrado que los domingos uno debería descansar……Estas reflexiones seguramente obedecen a una excesiva confianza derivada de una mañana soleada frente a las montañas….

Disculpen estos excesos…mañana será lunes.

Foto: “Descanso camuflado”. Dioni Nespral

Comment now!
















Trackbacks