En estas últimas semanas y desde la publicación de la entrada sobre Imaginarium, muchas personas me preguntan por el significado real de The Branding Experience. Para mi tiene muchas y múltiples connotaciónes, pero me resulta muy fácil explicarlo con ejemplos, porque de ellos aprendemos directamente. Una de las compañías que mejor juega con su branding, es Coca-Cola. Y lo lleva en la sangre. Es natural, ha estado casi siempre ahí. Ahora nos sorprende con un anuncio que impacta, nos demuestra en un minuto y medio lo que la vida representa, la unión del principio y el final. Hay tanto que dice, que necesitaríamos mil días para expresarlo. Es uno de los grandes anuncios de la marca. Felicidades.

The Branding Experience es una de las patas externas del Business Time Model. Representa la capacidad de una empresa, institución u organización para alcanzar un reconocimiento especial dentro de una sociedad de consumo abierta. No quiere decir “lo que mi producto o servicio hace técnicamente bien”, sino la experiencia que supone confiar en esa marca. Vivir esa marca para las personas tiene un plus y una diferenciación respecto al resto.

No hay quizás mejor ejemplo que Coca-Cola vs Pesi-Cola, una de las guerras de marcas más tradicionales de la historia. Con diferencias de liderazgo en cuota de mercado en algunos países, en España los de la lata roja baten por goleada a los azules. Y la cosa no tiene pinta de cambiar mucho.
Su asociación con la “felicidad”, representada en su apuesta Happing inunda su marca y la identifica, la proyecta en la sociedad, que percibe un producto, una marca como algo que aporta un valor añadido. Esta cercanía al cliente y a la sociedad en general, les prepara impresionantemente para conectar con el consumidor del futuro: el Prosumer. Y éste es uno de los enlaces más fuertes hacia la revolución de los próximos años: La Open Innovation, o innovación abierta.
Esta Branding Experience es algo posible para todo tipo de empresa, organización o institución. La dificultad radica en su obtención, que pasa por una transformación de la organización y el enfoque global hacia el exterior, integrando al cliente en las áreas de decisión de la comunicación y el marketing 2.0….. y eso requiere de un cambio tan profundo que pocas compañías podrán acercarse al éxito.
El mundo está cambiando, ¿ Lo hace tu empresa?

Comment now!
















Trackbacks