Recuperando entradas realizadas en otros espacios.

Esta entrada fue publicada en el blog de everis en febrero de 2011. Ver original aquí.

Los datos como revolución del conocimiento tradicional.

El  volumen de contenidos y datos presente en la sociedad actual y especialmente en internet está desencadenando una auténtica revolución en la propia sociedad y en sus procesos. La generacióny la difusión de los datos generados por el usuario ha ido cambiando y evolucionando con el tiempo, siguiendo un camino complejo.

En un principio, la aportación del conocimiento a la red, estaba limitada por la debilidad de los nodos de las conexiones. No existían potentes herramientas de interconexión y los espacios virtuales eran tan extensos como poco relacionados.

En los últimos 5 años se produce la eclosión de las redes. Millones de personas se conectan a una velocidad de vértigo organizando comunidades multiculturales y multifuncionales que interactúan; y ya no es sólo el valor de un dato, sino la interconexión de múltiples y diversos datos, fruto de la interacción entre grupos de usuarios que comparten objetivos comunes y que utilizan herramientas tan sencillas como rápidamente extendidas en entornos digitales.

Es evidente  que nuestro cerebro y nuestra actividad se ven, de repente, asaltados por una nueva dimensión, un nuevo tablero de juego donde las piezas se transforman, intercambian su papel y se organizan según el momento y la situación. Todo cambia a la velocidad de la Red. Y ésta depende del impulso de sus nodos.

El impulso del conocimiento en las organizaciones.

Las empresas comienzan a mostrar sorpresa por el vuelco en sus estructuras de gestión del conocimiento. En una sociedad hiperconectada con una apertura total, el conocimiento de los miembros de las organizaciones empieza a encontrar más interesante la compartición de “su talento” en otros escenarios más rápidos, más intensos y más enriquecidos por las aportaciones de muchas mentes, perfiles y capacidades diversas; por tanto, la experiencia fuera de los ámbitos tradicionales puede ser, sin duda, extraordinaria.

Las organizaciones empresariales comienzan a actuar rápidamente frente a estos movimientos y están surgiendo comunidades internas que utilizan herramientas similares a las que existen fuera de las fronteras de la empresa. Este hecho, sin embargo, no provoca inmediatamente una mejor gestión del conocimiento o un aprovechamiento de los datos que recorren estas nuevas comunidades. No sólo importa el qué, si no el cómo y sobre todo el por qué. Entender esto puede ser un elemento decisivo para dar poder  a los integrantes de esta nueva revolución social.

No se trata pues de retener al talento interno. Hoy, el talento tiene múltiples caras y enormes variaciones. Un talento no es sólo aquel que aporta diferenciación al negocio tradicional de la empresa. Dentro de nuestra organización puede existir un nuevo talento que podría impulsar nuevos negocios o desarrollar roles diferentes al de su día a día.  Es complejo, por tanto,  intentar ordenar este talento bajo criterios tradicionales con enfoques lineales. El open talent, el talento conectado, es una realidad y pretender limitarlo al interior de una empresa, es una apuesta equivocada.

Esto implica un enorme cambio estructural y cultural en las organizaciones. Las ideas vienen, salen, se refuerzan externamente, y vuelven a la organización para ser lideradas por personas que horizontalmente extienden el conocimiento con comunidades de talento abiertas a nuevos nodos que permitirán crecer e innovar en un entorno tan dinámico como excitante. No se trata solamente de innovar la gestión del conocimiento, se trata de transformar en la innovación, de generar una nueva cultura, una nueva gestión de la relación entre personas debilitando la jerarquía para incrementar el liderazgo. La empresa está cambiando para afrontar un entorno de ideas, talento y conocimiento que viven transformándose en una red repleta de datos que circulan en tiempo real, de forma extremadamente rápida. Todo un reto. Aquellas organizaciones que se incorporen a esta nueva dimensión liderarán los cambios del futuro.


Comment now!
















Trackbacks