Fernando Polo, que siempre me acaba enredando en sus iniciativas, me contactó para participar en un documento colaborativo de Foxize para describir entre muchas mentes inquietas, qué entendíamos por Social Business y cuál puede ser su impacto en las organizaciones.

Habrá  ocasiones, momentos y proyectos para comentar más en profundidad las raíces, el tronco y las ramificaciones del concepto Social Business. En los próximos dos años asistiremos a la eclosión de las diferentes posibilidades que existen y que serán piezas relevantes de un nuevo puzzle empresarial. La Nueva Organización ha nacido. Y es de base Social.

El documento, de filosofía no exhaustiva, sirve como primera piedra para centrar un concepto que cada vez tiene más relevancia, pero que es fácilmente susceptible de quedar atrapado en las garras de la famosa “moda social”. Y en caso que así ocurriera, creo que nos equivocaríamos rotundamente.

En el documento participan auténticos referentes del mundo de la transformación empresarial en red, genuinos del Social Business y directivos (relevantes) de compañías que quieren (al menos ell@s)  empujar la organización hacia la transformación. Y también entre ellos se incluyen buenos amigos y muy apreciados socio-conocidos. :-)

Dicho esto, es cierto que estamos en los principios de una revolución que ya no es social desde fuera (de cliente), sino que es social desde dentro (de empleado, del talento). Es la antesala de la transformación empresarial, del mismo modo que el ciudadano social será y está siendo la antesala de la transformación política y administrativa.

Esto no quiere decir que el término esté definido y sea apropiado en su totalidad para las empresas españolas. Aquí estamos aún a años luz de “entender” el concepto social. Hemos perdido unos años preciosos en burbujeantes modelos sociales de éxito en otros territorios y absolutamente ajenos a la realidad del ecosistema empresarial y del cliente español. Pocas empresas han dado saltos cualitativos (enfatizo cuali frente a cuanti) gracias a su presencia social. Más bien han saltado de nube en nube sin encontrar el santo grial del cliente comprometido (customer engagement, en social english).

Social Business parte de una diferencia clave: “el uso del talento, del conocimiento y de la experiencia”, por lo que impactará a todas y cada una de las áreas de gestión de la organización. Lleva mucho tiempo escondido entre nosotros y ahora llega el momento de presentarlo en sociedad. Pocas empresas habrá que no tengan que pensar en cómo lo utilizarán en sus escenarios concretos y específicos. Y nuestro reto es “hacer que ocurra”. Es la gran oportunidad de poner los cimientos para el siguiente nivel: lo que ya Luis Suárez llama “Open Business” y que recuerda en algunos aspectos a lo que Julen, Amalio, entre otros, llaman la Empresa Abierta. Bienvenidos al reto.

El documento sirvió como aperitivo a los debates que Foxize y Territorio Creativo (Yes, again, estos chicos no paran…), llevaron a cabo en Barcelona y Madrid. Al final, no se si hubo un consenso en qué es y qué puede aportar el Social Business, pero al menos, hubo cervezas, rememorando aquellos fantásticos días de los Beers&Blogs :-)

Gracias Fernando por la invitación. La próxima, ya sabes,  invito yo :-)


Comment now!
















Trackbacks